923 58 09 07 clubdeportivoguijuelo@clubdeportivoguijuelo.com
4P7A4301

PUNTO Y SEGUIDO

2 – SALAMANCA CF UDS: 13.- Dani Barbero 4.- Sergio Ayala 5.- Candelas 6.-
Sergio Molina 7.- Fer Llorente 8.- Antonio Amaro © 11.- Ernest 16.- Iván Casado
17.- Javi Navas 21.- Puma Chávez 22.- Anderson Arroyo
2 – CD GUIJUELO: 1.- José Salcedo 2.- Raúl Parra 3.- Razvan 6.- Carlos Rubén
© 8.- Kamal 10.- Cristóbal Gil 14.- Deco 15.- José Martínez 17.- Antonio Pino
19.- Isma Cerro 22.- Damián Zamorano
GOLES: 0-1 minuto 19, Antonio Pino. 0-2 minuto 28, Cristóbal Gil. 1-2 minuto 45,
Sergio Molina (P). 2-2 minuto 74, Fer Llorente.
Árbitro: Antonio Sánchez Sánchez (Colegio extremeño). Amonestó a Damián
Zamorano (42′), Antonio Pino (50 ́), Andi Bogdan (90 ́) y a Marcos Montes (90 ́+) “Roja directa” por parte del CD Guijuelo y a Sergio Molina (26 ́) y Kristian Álvarez por parte del Salamanca CF UDS.

El equipo volvía a competir oficialmente en liga desde que lo hiciera aquel día doce de Diciembre ante el Racing Club de Ferrol y se producía tras superar numerosos obstáculos y dificultades que le han ido surgiendo al club desde su vuelta a los entrenamientos. Primero fue la borrasca “filomena” quien impediría al CD Guijuelo viajar hasta Pontevedra y después la incidencia del Covid-19 en la primera plantilla la que imposibilitaría al club jugar ante el filial celeste y el Zamora CF. Tras esto, el club ha pasado por un confinamiento domiciliario que terminaría el pasado miércoles, coincidiendo con la vuelta del club a los entrenamientos grupales. Por si todo esto no fuera poco, el club rival, que habitualmente juega sus partidos como local en domingo, aprovechando nuestra delicada situación, decidió adelantar el partido al sábado provocando que los nuestros gozaran de un día menos para disputar el choque. Algo
muy respetable, pero para nada compartido, puesto que todos somos conocedores de lo que nos jugamos los equipos en estas jornadas, pero sin escapar a la realidad social, la situación que ha vivido esta plantilla y todos sus integrantes merecía un poco de empatía por parte de sus rivales, que a su vez son compañeros de profesión.

En cuanto al envite, un escenario ideal, el Estadio Helmántico, que albergaría un choque que pese a complicado, suponía un gran reto para los nuestros. El Salamanca CF UDS se hizo con el balón en los primeros compases del encuentro, aunque si bien es cierto, no se encontraban cómodos a la hora de progresar a campo rival. Enfrente estaban los
nuestros, que pese a replegados cuando nos disponían del balón, dejaban destellos de que en cualquier descuido de los locales podrían pagarlo caro, y así fue, a los veinte minutos de partido, Cristóbal Gil habilitaba al cordobés Antonio Pino dentro del área para este batiera a Dani Barbero con un disparo raso cruzado con su pierna izquierda.


Aumentaría la alegría para la parroquia chacinera, ya que, tan solo diez minutos más tarde, un saque de banda de Raúl Parra ayudado por un mal despeje del zaguero Sergio Ayala, habilitaría a Cristóbal Gil que no fallaba con su pierna derecha y ponía una pincelada a un guion que probablemente ni el más optimista hubiera augurado tras ver
todos los acontecimientos que el club ha tenido que superar durante estos días. El Salamanca CF UDS no iba a dar el partido por perdido y ponía en apuros a los nuestros mediante un Javi Navas que ponía a prueba a Damián Zamorano que tenía una difícil papeleta en la tarde ayer para suplir la baja de Kike Pina. En una de esas ocasiones, Javi Navas se plantó delante de José Salcedo y en vez de chutar cedió al Puma Chávez que con todo a su favor estrelló el balón en las manos de nuestro portero. Una parada tan
espectacular como complicada que daba mucho aire al equipo. Pese a ello, cuando todo parecía que nos iríamos al descanso con una ventaja de dos tantos, el árbitro señalaba un penalty de Razvan sobre el Puma Chávez, en el que Sergio Molina no fallaría desde los once metros.

La segunda mitad iniciaría con un claro empuje de los jugadores locales, que tratarían de aprovechar la inyección de moral que les dio el gol psicológico anotado antes de marcharnos al descanso. Enfrente estaba el CD Guijuelo, que pagaría el cansancio acumulado, pese a la solidaridad de sus pupilos, ya que se vaciaron para dar todo lo que tenían en sus piernas y vaciarse literalmente en el campo resistiendo y aguantando las
embestidas locales de manera muy solvente. Pese a este guion adoptado, daba la sensación que sería suficiente para llevarse los tres puntos para Guijuelo, pero una falta botada y ejecutada de manera magistral por Fer Llorente, impedía que los nuestros vieran recompensado su impresionante esfuerzo. Hubo quejas en la parroquia blanquiverde, ya que el colegiado mando repetir esta falta una vez que Sergio Molina había lanzado el balón por encima de la portería que ayer defendía José Salcedo. El
partido moriría con los nuestros resistiendo y asomando tímidamente sus armar en algún contra ataque llevado a cabo por Damián Zamorano que aún encontraba fuerza en sus piernas. La más clara fue para Uxio da Pena, que tras aprovechar un descuido intento batir a Salcedo sin fortuna.

Es digno de destacar cada esfuerzo realizado por cada jugador de manera tan solidaria en la tarde de ayer, puesto que la papeleta que teníamos delante no era sencilla de solventar y los jugadores demostraron que este equipo está más vivo que nunca y que va a disputar cada partido que queda como si de una final se tratase.

La siguiente jornada, el sábado día seis de febrero, visitará el Municipal “Luis Ramos” la SD Compostela, un rival que se enfrentará en la tarde de hoy al Coruxo FC y que está realizando una gran temporada.

¡TODO AL VERDE!