provigil india online, phenergan for alcohol nausea, provigil australia prescription, provigil generic buy, order provigil from canada, phenergan iv side effects
923 58 09 07 clubdeportivoguijuelo@clubdeportivoguijuelo.com
IMG 3764

EN EL ÚLTIMO SUSPIRO…

1 – CD GUIJUELO: 1.- José Salcedo 2.- Raúl Parra 4.- Lucas Puime 6.- Carlos Rubén © (16.- Andi, 85 ́) 8.- Kamal 10.- Cristóbal Gil (7.- Abraham Pozo, 71 ́) 15.- José Martínez 17.- Antonio Pino 19.- Isma Cerro (18.- Manu Molina, 76 ́) 21.- Kike Pina (12.- Mounir, 71 ́) y 22.- Damián Zamorano (14.- Deco, 76 ́)

1 – SD COMPOSTELA: 1.- Pato Guillén 3.- Sergio Pereira 4.- Álvaro Casas © 6.- David Soto 7.- Miki Villar 8.- Roberto Baleato 14.- Samuel Rodríguez 16.- Matías Vesprini 18.- Brais Abelenda 19.- Guillermo Torres 22.- Juampa Barros

GOLES: 1-0 minuto 39, Kamal. 1-1 minuto 90, Gabri Palmás.

Árbitro: Jesús Delfa Ramos (Colegio extremeño). Amonestó a Kike Pina (35′), Carlos Rubén (82 ́) y José Salcedo (89 ́) por parte del CD Guijuelo y a Matías Vesprini (13 ́), Guillermo Torres (20 ́) y a Roberto Baleato (77 ́) por parte de la Sociedad Deportiva Compostela.

Choque de diferentes alturas, el que se producía en la tarde de ayer en el Municipal “Luis Ramos” entre el Club Deportivo Guijuelo y la Sociedad Deportiva Compostela. Pero antes del inicio, cabe reseñar el minuto de silencio guardado en memoria de Marcelino García Blanco exjugador del club en la época de los 70 y de Emeterio Pérez “Resti” encargado del campo y utillero. Descansen en Paz.

La disposición de los nuestros se mostraba de manera muy clara desde el inicio, un 4-4- 2 con muchas similitudes al visto en el Estadio Helmántico la semana pasada, en la que Isma Cerro repetía en la punta de ataque como socio principal de Antonio Pino y relegaba a Cristóbal Gil a la banda izquierda, mientras que Damián Zamorano daba un pasito adelante y recuperaba su posición de extremo derecho. En el mediocampo, Kamal y Carlos Rubén arropando y dando ese equilibrio necesario al equipo y, por último, en el perfil derecho de la defensa sin cambios, José Martínez y Raúl Parra, mientas que en el flanco izquierdo se encontraba el debutante Lucas Puime y Kike Pina que volvía a la titularidad tras un tiempo inactivo. Todo el equipo vigilado y resguardado por un José Salcedo que muestra claros síntomas de seguridad siempre que se le necesita y eso es algo muy positivo. Enfrente estaba la SD Compostela plagada con ciertas bajas de peso, probablemente haya que destacar las ausencias en la tarde de ayer de jugadores como Pablo Antas, Bicho o Primo entre otros. Aun así, la fuerza de ese bloque se ve claramente y se pudo reafirmar ayer que está en el grupo. Si bien es cierto, la movilidad y verticalidad de jugadores como Juampa Barros, Miki Villar o Brais Abelenda provocan cierta inquietud ante cualquier zaga rival. El trascurso del encuentro durante la primera mitad estuvo entretenido, ocasiones por un lado y otro que podían poner delante a cualquiera de los dos equipos, hasta que tuvo que sacarse un disparo de la chistera Isma Cerro en el minuto 39, para que Kamal cogiera el rechace de dicho disparo y batiera a placer al portero rival, Pato Guillén.

La segunda mitad se reanudaba con cierta controversia entre la parroquia chacinera, ya que era una incógnita saber cómo responderían las piernas de los nuestros ante el presumible elevado ritmo, que, hacía presagiar, que metería la escuadra dirigida por Yago Iglesias. El agobio provocado por los visitantes en busca del tanto del empate fue en aumento, que ayudado con un cambio de sistema y dejando atrás esa defensa de cinco jugadores con los que jugaba ayer la SD Compostela de manera circunstancial, provocaba que como jarro de agua fría llegara el gol de Gabri Palmás, que pese a que probablemente premiara su insistencia, no dejaba de ser duro y doloroso por la forma ya que, aparentemente, tocaba en las piernas de un defensor blanquiverde para colarse en la portería de José Salcedo, que nada podía hacer para evitarlo.

Un reparto de puntos, que más bien nos provocaba la sensación de haber perdido un partido, que a falta de segundos estaba en nuestro bolsillo. Esto es fútbol y pese a que desde aquí queremos felicitar al rival por su gran partido y comportamiento ejemplar, no dejamos de lamentar que a este equipo no le terminan de salir las cosas como probablemente a otros con muy poquito si le salgan. No es esto una justificación para nada, esto no deja de ser un deporte colectivo en el que influyen muchos factores y la clasificación pone a cada uno en su lugar como se suele decir, pero cuando la suerte ni las dinámicas nos acompañan, solo nos queda arropar y animar a los nuestros, porque en el momento que consigamos esa ansiada victoria, estamos seguros que las demás van a caer como un efecto dominó.

¡NOS LEEMOS EL MIÉRCOLES DESDE PASARÓN!